El estrés laboral en tiempos de Coronavirus

estrés laboral

EL ESTRÉS LABORAL EN TIEMPOS DE CORONAVIRUS

 

Si generalmente el entorno laboral es uno de los focos de estrés más evidentes que tenemos en nuestra vida, en estos momentos de pandemia la cosa se agrava.

Hemos cambiado de entorno laboral, muchos trabajamos desde casa con menos recursos de los que tenemos habitualmente en nuestro puesto de trabajo y además con más elementos distractores, con falta de información acerca de lo que tenemos que hacer o en otros casos con sobrecarga de la misma, recibiendo a cada momento instrucciones vagas o contradictorias, recibiendo llamadas de clientes nerviosos, proveedores…

Y si vas a trabajar a tu puesto habitual, la situación no mejora,  teniendo que tomar una cantidad de medidas de prevención  que requieren prestarles más atención a éstas  que a las propias tareas laborales; mascarillas, guantes, distancia de seguridad…

No te vayas que todavía hay más.

 

A todo esto hay que sumar la incertidumbre laboral, buscar nuevas soluciones a problemas que antes teníamos controlados y a no poder atender a todas las demandas como nos gustaría… en general,

una disminución de nuestra productividad y eficiencia, algo que sin duda nos tendrá más frustrados de lo habitual.

 

¿A donde nos lleva esto?

 

Todo esto eleva irremediablemente nuestro malestar y es evidente que nuestro nivel de estrés se multiplica, algo bastante lícito teniendo en cuenta el panorama. Pero aunque  te pueda parecer extraño, es positivo que  así sea, porque el estrés es una herramienta fundamental  que tenemos para la supervivencia, de no tenerla estaríamos abocados al fracaso.

 

El estrés es una herramientas fundamental que tenemos para la supervivencia.

 

El estrés prepara a nuestro organismo y a nuestra mente para afrontar las situaciones que valoramos como peligrosas. Nos pone alerta y nos hace actuar de una forma más rápida a una amenaza. El problema surge cuando el estrés se prolonga demasiado en el tiempo y/o cuando sus efectos son excesivamente intensos, en estos casos el estrés tiene el efecto contrario, nos paraliza, surge el miedo y éste nos bloquea.

Y como Amenaza podemos entender cualquier situación novedosa y que no controlamos (como el COVID-19) para la cual no sabemos si tenemos los recursos necesarios para hacerle frente. Si hablamos de Estrés Laboral hablaríamos de que es  lo que sufrimos cuando hay una discrepancia producida entre la demanda del entorno laboral y los recursos con los que contamos para hacerles frente.

Está claro que ante una situación de incertidumbre no existen fórmulas mágicas para salir airosos de ella, por eso a lo largo de estas semanas propondremos diferentes técnicas para afrontar una situación de Estrés laboral.

 

De momento, ¡aquí tienes algunas ideas! Y puedes encontrar más en los recursos de KEMAY Premium.

 

Espacio y Horario

Habilita un espacio adecuado y ponte un horario de trabajo si estás en casa y cúmplelo. No estés con el ordenador en la cama,  lo único que conseguirás es desvelarte y alterar el sueño.

 

 

Identifica Síntomas

Identifica si tienes algunos de los síntomas más frecuentes en una situación de estrés, este será el primer paso para que empieces a afrontarlo: sistema inmune debilitado, falta de rendimiento, fatiga, falta de atención y concentración en el trabajo, falta de capacidad para tomar decisiones, alteraciones en el estado de ánimo, irritabilidad, menor tolerancia a la frustración, problemas interpersonales…

 

 

Identifica Emociones

Identifica qué emociones te está provocando esta situación de pandemia en el ámbito laboral: tristeza, miedo, ira, angustia, enfado… Ponles nombre y “date permiso” para experimentarlas y expresarlas, no la reprimas, date un tiempo. Todas las emociones sirven para algo.

El siguiente paso será que las emociones te movilicen hacia el cambio de lo que no va bien.

 

 

Acéptalo

Apunta en un papel las cosas que te están generando estrés en el trabajo. ¿Las puedes cambiar?, ¿Las puedes controlar?…

Trabaja duro en todo aquello que esté en tu mano mejorar y ACEPTA lo que no puedas cambiar ni controlar, no pierdas el tiempo en ellas. Y con ACEPTACIÓN no quiero decir RESIGNACIÓN, la resignación tiene un poso negativo que a la larga nos hace daño.

 

 

Higiene Mental

Por higiene mental, no dejes que el tema Coronavirus monopolice toda tu vida y todas tus conversaciones. Limítale el tiempo.

Elucubrar demasiado en qué va a pasar te hará malgastar tu tiempo en una situación tan sumamente extraña para todos.

 

 

 

Artículo de nuestra colaboradora KEMAY

Ana Jiménez Barrios. Psicóloga y Formadora experta en Psicología Positiva y en Bienestar.

Linkedin Ana Jimenez

 

 

Gracias por leernos. Gracias por estar ahí. Gracias por cuidarte.

 

Entradas recomendadas