Gratitud como herramienta poderosa en tu empresa

gracias

EL PODER DE UN SIMPLE «GRACIAS»

 

A todos nos gusta que se nos esté agradecido cuando desempeñamos tareas laborales o incluso fuera del entorno laboral.

 

¿Has perdido la buena costumbre de dar las «GRACIAS» o sigues siendo fiel a esta poderosa palabra?

 

Tal vez la vorágine del día a día o las urgencias hacen que, con más frecuencia de la que nos gustaría, nos olvidemos de cuestiones tan básicas como un cordial saludo de Buenos días, un simple «por favor» o un maravilloso «gracias».

Y esto, déjanos decirte, que es lo que principalmente marca la diferencia entre un jefe y un líder.

¡Sigue leyendo!

 

El poder de la gratitud tanto en empresas grandes como pequeñas.

Hay infinidad de estudios que afirman que los empleados que reciben comentarios positivos desde arriba son más saludables, trabajan más motivados y, sobre todo, con mayor determinación. Sin duda, factores indispensables para cualquier trabajador de cualquier empresa.

Estos detalles, a largo plazo generan un bienestar mental y emocional que impactará de forma directa en su productividad y compromiso con la organización en la que desempeñan su trabajo.

Dar las gracias le cuesta a las empresas 0€. Sin embargo, el número de beneficios que recogen es incalculable.

Con el tiempo hemos aprendido que el enfoque más efectivo para que los negocios sean respetables y gocen de una buena reputación y, sobre todo que sean rentables, es tener una plena mentalidad de decencia y de honestidad.

 

Dar las gracias le cuesta a las empresas 0€. Sin embargo, el número de beneficios que recogen es incalculable. Clic para tuitear

 

Las «gracias» para la fidelización de clientes.

gracias

El agradecimiento va a generar en nuestro cliente cierta confianza que le impulsará a seguir confiando en nosotros, aun cuando la relación laboral no haya fructificado.

Ese agradecimiento, acompañado de una sonrisa abierta, sincera y natural, nos abrirá la puerta hacia futuros negocios. Por lo que a nivel empresarial, la práctica de la gratitud en el trato con nuestros clientes genera de cierta manera una forma de fidelización.

Por el contrario, en ambientes de trabajo en los que el agradecimiento brilla por su ausencia, es más que probable que surjan ambientes tóxicos, envidias y rencillas que hagan que disminuya la motivación y la productividad, y con ello, la rentabilidad del negocio.

Un simple gesto de agradecimiento por parte de nuestros compañeros y superiores, hará que nos sintamos integrados en la organización y que aumente nuestro compromiso, al verse valoradas nuestras habilidades en el desempeño de las tareas.

De poco servirá generar en nuestra empresa una «cultura de agradecimiento», por llamarlo de alguna manera, si el ambiente en el que trabajamos es oscuro y desconfiado.

Si, por el contrario, el líder(es) se toman el tiempo necesario para reconocer los actos más modestos (aquellos que normalmente suelen pasar desapercibidos) hará que el resto de la plantilla también lo haga. De esta forma se promoverá con total seguridad esta cultura que hará que todo prospere en el camino correcto.

 

Un simple gesto de agradecimiento por parte de nuestros compañeros y superiores, hará que nos sintamos integrados en la organización y que aumente nuestro compromiso Clic para tuitear

 

La gratitud requiere autenticidad.

A veces puede resultar complicado, pero el hecho de ser agradecidos no implica directamente que tengamos que estar dando las gracias todos los días a cada departamento de nuestra empresa. Tienes que marcarte una meta, y agradecer a una persona algo todos los días.

Además, debemos evitar que «gracias» se convierta en un cliché. Debe ser algo sentido, genuino y transparente.

 

La gratitud es un gesto fácil que llenará de felicidad a las personas que nos rodean sin que importe su cargo, su género o su edad. ¡No te canses de decir gracias!

Gracias por leernos. Gracias por estar ahí. Gracias por cuidarte.

 

Banner KEMAY Premium

Entradas recomendadas