La relajación completa

La relajación completa

 

¿Cuántas veces sientes que todo va muy rápido? ¿Cuántas veces quieres parar y recuperar tiempo pero no sabes como hacerlo?

 

Ya sabes que no hay varias mágicas, ni pócimas que en décimas de segundo te lleven a una transformación increíble como pasa en los películas. Lo que sí existe, son recursos que están a tu alcance y que dependen de ti, de tu confianza, y de como te valores y te cuides para conseguir resultados.

Si la disciplina y la constancia son buenos ingredientes para conseguir tus objetivos, también podrás utilizarlo para conseguir ese estado de relajación al que podrás acceder siempre que lo necesites.

Conseguir una relajación completa, es más sencillo de lo que en principio parece y vamos a enseñare como.

Si quieres saber más sobre la relajación completa.

¡Sigue leyendo!

 

¿Cuándo practicar la relajación?

En cualquier momento del día que necesites recuperar energía, descansar o tranquilizarte. No tiene contraindicaciones y muchos beneficios físicos y mentales, por lo que puedes abusar de ella.

 

¿Cuál es el objetivo de la relajación?

Eliminar tensiones, restablecer el equilibro mental y físico.

Muchas tensiones son de naturaleza inconsciente, con lo que es suficiente con tomar consciencia de ellas para que desaparezcan. Desde esta perspectiva, la relajación física básicamente consiste en pasear tu atención por todo el cuerpo, descubriendo y desenmascarando tensiones.

Donde encuentres tensiones, donde estés más rígido, agarrotado, dedícale más tiempo. Concéntrate  en esa tensión. Solo la miramos como desde fuera, no vas a opinar ni juzgar. Verás como poco a poco la tensión comienza a disolverse, terminando por desaparecer, dejando una sensación de alivio y bienestar.

Te invito a que no te creas todo lo que te decimos en KEMAY, pruébalo por ti mism@, es la mejor forma de que compruebes que funciona.

 

¿Requiere algún esfuerzo la relajación completa?

El proceso de relajación no requiere ningún esfuerzo, si no todo lo contrario. Es más bien un proceso de abandono, de soltar, de dejar ir, de confianza. (Esto verás lo bien que te viene en el trabajo).

Sucede lo mismo que con el sueño; si nos esforzamos en dormir es probable que te cueste conseguirlo. Cuando te despreocupas, el sueño aparece espontáneamente.

Durante la relajación completa te vas a limitar a conseguir estar atento a la respiración que estás haciendo, a aumentar tu consciencia y por tanto desarrollar tu mente, en esta ocasión siendo consciente del cuerpo, permitiendo que los mecanismos de distensión se pongan en marcha.

¿Y si estoy leyendo esto como puedo relajarme?

Puedes comenzar a relajarte ahora mismo, mientas estás leyendo este artículo o cuando estés trabajando. No te tienes que poner tumbado ni con las piernas cruzadas, si lo haces también está muy bien, pero si no, también es perfecto para relajarte, ya que lo importante viene ahora.

Puede que tu posición no sea la más cómoda y a lo mejor tienes algunos músculos tensos. Solo tienes que observar y reconocer tu cuerpo, su postura, sus músculos… Deja que tu postura se reajuste soltándote al máximo. Fíjate en tu respiración, comprueba como es. Observa si es lenta, profunda, suave, intensa, agitada…. Concéntrate en como inspiras y espiras, llevándola a la tranquilidad y lentitud. Lleva tanto tu cuerpo como la respiración a esa relajación que ya estás consiguiendo.

 

Te queremos regalar algo especial, en el siguiente vídeo tienes una relajación guiada de la que saldrás como nuev@.

Tienes muchas más relajaciones en el apartado de RECURSOS

¡Ahora puedes acceder gratis a todo para que te sientas como un miembro de KEMAY!

 

Gracias por leernos. Gracias por estar ahí. Gracias por pensar en ti.

Entradas recomendadas

Aún no hay comentarios, ¡añada su voz abajo!


Añadir un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *