La Ventana de Johari: Una potente herramienta de autoanálisis

Cree en ti

¿QUÉ ES LA VENTANA DE JOHARI?

 

Esta teoría nos explica la forma en la que solemos abordar nuestras relaciones interpersonales.

 

Según los psicólogos cognitivos Joseph Luft y Harry Ingham (de donde surge el nombre de Johari), esta herramienta se utiliza para recoger información de doble entrada: cómo nos comunicamos con el entorno, y cómo el entorno se comunica con nosotros.

 

Si te paras a pensarlo, todos tenemos áreas de nosotros mismos que el resto desconoce, y viceversa. Hay ciertos aspectos que los demás ven en nosotros los cuáles nosotros somos incapaces de ver.

Esta técnica se basa en la distinción de cuatro áreas, que se forman a raíz de la relación entre dos ejes: un eje horizontal que recoge lo que sé o lo que desconozco de mi mismo, y un eje vertical en el que se refleja lo que los otros saben o desconocen de mi.

 

Te explicamos cómo son estas áreas y cómo puedes crear tu propia Ventana de Johari

¡Toca reflexionar!

 

La Ventana de Johari: Tipos de Relaciones

Este modelo se utiliza mayormente en dinámicas de grupos como ejercicios corporativos. Ilustra el proceso de comunicación y analiza la dinámica de las relaciones personales.

Refleja dos puntos de vista: la exposición y la re-alimentación, los cuáles ilustran la existencia de dos fuentes: los «otros» y el «yo».

Estos cuadrantes son dinámicos, ya que aumentan y disminuyen en función del momento vital en el que nos encontremos, el tipo de relación en la que estamos o el entorno que nos rodee. Pero, al mismo tiempo, son dependientes. Esto significa que un cambio en una de las áreas tiene como consecuencia que el resto de áreas también se movilicen.

Por ejemplo, si das a conocer cómo eres, disminuye tu área oculta y a la vez aumenta tu área libre.

 

En la Ventana de Johari, un cambio en una de las áreas tiene como consecuencia que el resto de áreas también se movilicen. Clic para tuitear

 

Para entender mejor estos cuadrantes, vamos a definir cada área:

Área Libre:

Lo que conocemos por uno mismo y por los demás. Aquí se incluye todo aquello que se comunica verbalmente y que pasa a ser un conocimiento mutuo de las personas.

Indica el grado en el que nos damos a conocer ante el mundo. Según esta teoría, las personas en las que predomina este área (también llamada pública) viven de manera más armónica y sana porque se muestran tal y como son, se conocen a sí mismos y no viven con el miedo de que los demás los conozcan.

 

Área Ciega:

Esta área se refiere a la percepción que los demás tienen de nosotros mismos y de la cual no siempre somos del todo conscientes. Esto puede ser la manera de hablar, de actuar o de interaccionar con el resto.

En muchas ocasiones esta área es la fuente de nuestros problemas de comunicación. Cuando esta percepción de los demás es negativa, no es fácil encajarla en nosotros mismos, por lo que debemos estar abiertos y aprender sobre nuestra impresión en los demás.

 

Área oculta:

Esto es lo que sabemos de nosotros mismos, pero que no queremos compartir con los demás: nuestros sentimientos, ideas, secretos o miedos. Esto puede ser así por el miedo a lo que los demás piensen de nosotros o a sentirnos rechazados. También puede ocurrir que quisiéramos manejar maquiavélicamente nuestro entorno y nos resulte útil esconder cierta información para así dominarlo y dirigirlo a nuestro antojo.

Suele ser una posición defensiva para nuestro «yo» interior, como una fachada, por lo que su función es vital.

 

Según los psicólogos cognitivos Joseph Luft y Harry Ingham, la Ventana de Johari se utiliza para recoger información de doble entrada: cómo nos comunicamos con el entorno, y cómo el entorno se comunica con nosotros. Clic para tuitear

 

Área desconocida:

En esta área se encuentran aquellos factores de nuestra personalidad de los cuáles no somos conscientes y que, a su vez, también son desconocidos para las personas de nuestro entorno.

Podemos encajar sucesos de nuestra infancia, hechos que han sucedido en el pasado o capacidades y competencias que todavía están por descubrir. Es la parte más misteriosa del subconsciente y, mediante ella, podemos explorar cosas nuevas. Sentimientos reprimidos, fobias, miedos y comportamientos condicionados de cuando somos niños.

 

Te animamos a que realices tu propia ventana de Johari, listando aquellas características, habilidades o competencias que crees que están en cada área que componen esta herramienta.

 

Y recuerda, como dijo Wallace Stevens, «La confianza nunca proviene de tener todas las respuestas, sino de estar abierto a todas las preguntas». No dudes en preguntarte quién eres.

 

Gracias por leernos. Gracias por estar ahí. Gracias por cuidarte.

 

Banner KEMAY Premium