Ley de Parkinson y cómo aplicarla al trabajo

CÓMO APLICAR LA LEY DE PARKINSON AL TRABAJO

 

¿Cuánto tiempo crees que tardas en terminar una tarea?

 

«El trabajo se expande hasta llenar el tiempo disponible para que se termine»

 

Quizá tu respuesta a la primera pregunta sea: «Depende». Y si esa es tu respuesta, entonces haciendo una mención especial a Pau Donés te diré: ¿De qué depende?

Es probable que tengamos en cuenta aspectos como la magnitud de la tarea, la experiencia que tengamos realizando tareas del mismo tipo, el nivel de creatividad que requiera,…

Pero, ¿has pensado en que «depende» del tiempo que tengamos para realizarla? Es ahí donde entra en juego la segunda frase de introducción a este artículo, en el que vamos a hablarte de la Ley de Parkinson y su relación con nuestra productividad.

 

¿Más tareas en el mismo periodo de tiempo?

¡Sigue leyendo!

 

¿Cuántas veces has pensado: «bueno, todavía tengo tiempo para terminar esta tarea»…?

ley de parkinson

Este pensamiento nos lleva a alargar la realización de una tarea hasta que ocupemos el tiempo que tenemos destinado para completarla, haciendo divagar a nuestra mente y planteando más problemas.

Cyril Northcote Parkinson enunció La Ley de Parkinson en 1957, la cual tiene una gran aplicación en productividad, gestión del tiempo y Dirección de Proyectos, ya que la fijación de plazos de entrega cortos, evita que el trabajo se expanda de manera innecesaria.

Esta Ley está directamente conectada con nuestra tendencia a la procrastinación de tareas y hacerlas más complejas de lo que realmente son, para estirar el tiempo de realización hasta cumplir con el tiempo estimado para su realización.

Lo que viene a decir la Ley de Parkinson es que cuanto menos tiempo se tiene para realizar una tarea mayor es el esfuerzo para concluirla. Por el contrario, cuanto más tiempo tenemos para realizarla, se realiza menor esfuerzo para llevarla a cabo.

De aquí se extrae la conclusión de lo que mucha gente afirma: si no fuera por el último minuto, ninguna tarea estaría terminada.

Los 3 principios básicos de esta ley son:

  • El trabajo se expande hasta llenar el tiempo disponible para que se termine.
  • Los gastos aumentan hasta cubrir los ingresos.
  • El tiempo dedicado a cualquier tarea es inversamente proporcional a su importancia. También conocida como Ley de la Trivialidad.

 

Es decir, por mucho tiempo que tengamos, por mucho dinero que ganemos y por mucho espacio (logístico e informático) que tengamos, siempre acabaremos consumiéndolo todo.

 

¿Cómo aplicar la Ley de Parkinson en el trabajo?

Para aplicar esta ley, lo primero que tenemos que tener establecido es un objetivo, de lo contrario la tarea se dilatará en el tiempo. Además, existe la norma básica de los 2 minutos desarrollada por David Allen en la que explica que toda tarea que requiera de menos de 2 minutos debe realizarse de inmediato evitando tener que planificarla, ya que tardaríamos más tiempo en realizar esta planificación que realizando la propia tarea en sí.

 

 

Según la regla desarrollada por David Allen, toda tarea que requiera de menos de 2 minutos debe realizarse de inmediato, evitando tener que planificarla. Clic para tuitear

 

 

Técnicas para aplicar la Ley de Parkinson al trabajo:

Técnica Pomodoro

Esta técnica está basada en Time Boxing (puedes leer nuestro artículo sobre esta técnica aquí) y tiene el objetivo de firmar un tiempo máximo para la realización de una tarea.

La técnica divide el trabajo en bloques de 25 minutos llamados Pomodoros y cada vez que se concluye 1 bloque, hay que hacer un descanso de 5 minutos.

Tras 3 bloques completados, el descanso debe ser de entre 15 y 20 minutos.

Es importante destacar que durante cada pomodoro (25 minutos) no se permite ningún tipo de distracción. Hay que estar plenamente concentrado en la tarea que estamos realizando para optimizar al máximo nuestra productividad e, igualmente, durante los descansos no debemos realizar ninguna tarea que requiera de esfuerzo mental.

 

La Técnica Pomodoro previene el cansancio y la fatiga mental y fomenta nuestra productividad y agilidad mental.

 

 

Principio de Pareto

También conocida como la regla 80/20.

Vilfredo Pareto, filósofo y economista, expuso que el 80% de los resultados de una determinada tarea, proceden de hacer el esfuerzo del 20% del total del tiempo dedicado.

La clave de esta ley es concentrar la dedicación de ese 20% y restarle atención al otro 80%. De esta forma conseguiremos mayor esfuerzo en un espacio de tiempo más corto. También nos permite diferenciar de forma sencilla qué tareas son secundarias y cuáles esenciales.

 

Aprovecha tus horas de más productividad

Cada persona es distinta, y como consecuencia, rinde de una manera distinta y no tienen porqué coincidir en las mismas franjas horarias que el resto. Es importante aprovechar las horas de mayor productividad para lograr mejores resultados.

Evitar aquello que perjudica, tener la capacidad de autoregular el rendimiento y poder anticiparse a la conducta personal de procrastinación para corregirla, son las claves para poder hacer frente a la Ley de Parkinson.

Hay que priorizar tareas y optimizar al máximo nuestro rendimiento en un periodo determinado de tiempo para cumplir con los objetivos establecidos.

 

 

Márcate tus prioridades y aprovecha al máximo tu tiempo.

 

Gracias por leernos. Gracias por estar ahí. Gracias por cuidarte.

 

Banner KEMAY Premium

Entradas recomendadas