Objetivos que consigues relajándote en el trabajo.

Objetivos que consigues relajándote en el trabajo

¿Has sufrido alguna vez de estrés, frustración, preocupaciones…. ? ¿Cuántas veces te has visto dándole vueltas a un problema o situación sin poder quitártelo de la cabeza?

 

Si te has visto identificado en estas situaciones, o te suenan de algo, sigue leyendo porque vamos a contarte los objetivos que consigues relajándote en el trabajo.

Y con relajarte en el trabajo, no queremos decir que rebajes tu ritmo actual, ni que te duermas en los laureles, si no que aprendas a pisar el freno, para no tener un accidente por exceso de velocidad, queremos que aprendas a desconectar para volver a conectar recargad@ cuando lo necesites.

 

Si quieres saber más sobre los objetivos que consigues relajándote.

¡Sigue leyendo!

 

La utilidad de la relajación estriba en que conduce a la consecución de un estado de reducción de la activación general del organismo, con el beneficio que esto nos trae, tanto a nivel subjetivo, puesto que resulta placentero, como en lo que respecta a las propia salud física y psicológica. De hecho, en muchos trastornos y enfermedades está implicado como uno de los factores responsables un exceso de activación (trastornos cardiovasculares, disfunciones gastrointestinales, fobias, etc.).

En estos casos, la práctica de la relajación no solamente resulta útil, sino que suele estar presente en alguna de sus manifestaciones en el propio procedimiento terapéutico.

La relajación como procedimiento de reducción del exceso de activación no se ciñe a una mera dimensión fisiológica, sino también a las otras dos dimensiones relevantes de la emoción: los procesos cognitivos y la conducta manifiesta (Fernández-Abascal, 1997).

 

A nivel psicológico, las técnicas de relajación son una herramienta muy importante para conseguir tranquilidad y quietud, dotándonos de estrategias para enfrentarnos a diversas situaciones del día a día.

A nivel fisiológico, las técnicas de relajación favorecen un mejor funcionamiento de nuestro organismo.

Utilizar técnicas de relajación ayuda directamente a combatir el estrés, la ansiedad, el insomnio…

 

Objetivos que se alcanzan con la práctica de la relajación

  • Disminuir los pensamientos que nos producen ansiedad. La relajación llevará a cualquier persona a un estado de calma y paz. Esto se produce gracias a una disminución de los niveles de secreción de la adrenalina y noradrenalina por las glándulas suprarrenales. Y una disminución de lactato en sangre.

 

  • Aumentar una claridad mental, la cual ayuda a la hora de estrategias de resolución de problemas y enfrentarse más preparados a situaciones conflictivas, facilitando además la toma de decisiones.

 

  • Explorar y liberar los pensamientos.

 

  • Favorecer un funcionamiento cerebral (ondas alfa y theta) similar al sueño, contribuyendo así a lograr un estado de descanso profundo y permitiendo conciliar el sueño de manera natural.

 

  • La relajación lleva a una mejor disposición para tratar a gente hacia la que no tenemos empatía.

 

  • Aumentar la capacidad de concentración y creatividad.

 

  • Reducir la agresividad.

 

  • Aumentar la seguridad en uno mismo.

 

  • Aumentar el control emocional.

 

  • Aumentar los pensamientos positivos.

 

  • Aumentar el nivel de recuperación tras los esfuerzos.

 

  • Aumentar la visualización interna dirigida.

 

  • Aumentar la capacidad de reflexión.

 

  • Incrementar la habilidad para relajarse cada vez que lo necesite.

 

  • Aumentar la velocidad de reflejos.

 

  • Sintonizar de manera armónica la mente y el cuerpo.

 

  • Reducir el ritmo respiratorio, regulando la respiración lo que aporta mayor nivel de oxígeno al cerebro y a las células. Estimulando el riego sanguíneo.

 

  • Liberar las tensiones y contracturas musculares que pueden producir fatiga, dolores o calambres, evitando también el consumo excesivo de energía.

 

  • Reducir el ritmo cardíaco y la presión arterial.

 

  • Permitir mayor dilatación y un mejor flujo de sangre por todo el cuerpo. El corazón puede bombear a menor presión y se reducirán el número de pulsaciones y la tensión arterial.

 

  • Mejorar la ventilación general al aumentar la capacidad pulmonar por la relajación de la musculatura que rodea los pulmones. También podrá entrar más aire a los alvéolos al relajarse la musculatura del árbol bronquial.

Ya es hora de cuidarte, relajarte y dar el paso hacia lo que quieres.

 

 

Gracias por leernos. Gracias por estar ahí. Gracias por pensar en ti. 🙂

No olvides seguirnos en Redes Sociales.

Entradas recomendadas